Psicoterapia individual para adultos en Barcelona

Terapia individual en Barcelona en italiano, castellano y catalán

¿Estas pasando por momentos difíciles? No sabes si necesitas un psicoterapia individual  ¿Buscas un psicólogo en Barcelona para una terapia en castellano, catalán o italiano?

El malestar psicológico de un individuo puede manifestarse de manera generalizada o presentarse con diferente intensidad en los múltiples contextos relacionales.

La persona puede darse cuenta de que no tiene una relación serena consigo misma y / o con otros o que tiene reacciones inadecuadas que podrían conducir a un sufrimiento personal y de las personas significativas. Puede experimentar problemas recurrentes en la familia, trabajo, relación de pareja o en la esfera de la sexualidad.

A veces el sufrimiento mental se expresa a través de síntomas corporales (por ejemplo, dolor de estómago, dolores de cabeza, taquicardia, algunos tipos de dermatitis, etc.), que no coinciden con las causas orgánicas comprobadas por exámenes médicos.

La psicoterapia ayuda a la persona a ponerse en contacto con la parte más íntima de sí misma, reconociendo y nombrando las emociones y las necesidades subyacentes para aumentar su grado de libertad, autonomía y responsabilidad.

“La psicoterapia individual es una oportunidad para activar recursos personales, desarrollar habilidades para lidiar con momentos de sufrimiento y dificultad.”

La primera sesión tiene como objetivo el mutuo conocimiento, la definición del problema y el planteamiento de una vía terapéutica eficaz para abordarla.

Durante la primera sesión, se evalúan las modalidades de intervención más apropiadas y los recursos disponibles para activar. Se puede ofrecer una psicoterapia individual, o se puede evaluar la implicación durante el proceso terapéutico de personas significativas como la pareja o miembros de la familia.

Puedo proponer psicoterapia individual para adultos en Barcelona en caso de:

  • Estrés, ansiedad
  • Trastornos del sueño
  • Depresión
  • Ataques de pánico
  • Desórdenes alimentarios
  • Trastornos Sexuales
  • Duelos o pérdidas importantes
  • Hipocondría
  • Baja autoestima, insatisfacción
  • Cambios en el ciclo vital
  • Fobias
  • Fibromialgia
  • Trastornos psicosomáticos
  • Crecimiento Personal, Gestión de Conflictos y Mejora de las Relaciones Personales
  • Problemas de pareja
  • Separación o divorcio
  • Relaciones padres-hijos.